domingo, 11 de abril de 2010

Silencio goteante que suena por su ausencia.
El hueco vacío de la gota que horadó el suelo se encuentra pidiendo más,
Espera con la boca abierta
a que se llene el vacío creado por un volumen distante.

Silencio goteante que falta por su sonido,
Por el espacio que configuró pero que ya no ocupa.

Silencio por la falta de...
(me corrijo)

ausencia por la presencia del no ruido,
Por aquél estar de algo indecible
Que sacude las cimientes de nuestros secretos
En el encuentro con el inaudible silencio.

Silencio goteante que suena por su ausencia,
Que escurre lentamente debajo de la puerta,
Susurrando y deslizando el cariz del tiempo,
La veta de aquél que no puede detenerse y que está siempre presente.

1 comentario:

Picus dijo...

muy letrado para ser del Madrid!!!... me gusta como escribes... más que lo que escribes!