jueves, 9 de octubre de 2008

sin título

Soy un poeta vulgar.
De esos que les gustan las groserías
Y no la bucolería.
Me encanta decirlo,
Soy tonto, poeta y pendejo.
Y como tal actúo cuando camino.
Recorro las calles y no veo las flores que piden por ser recogidas.
A veces las flores dan frutos, y éstos tampoco los recojo.
Y cuando me doy cuenta y lo hago, se deshacen en mis manos,
Con una dulce podredumbre fermentada.
Esto veo con tristeza
mientras busco las palabras para contarlo.

3 comentarios:

Anuar Zúñiga Naime dijo...

Pues si logré dar con tu blog hermano, te dejo mi contacto
eccehumo@gmail.com.
Un abrazo y estamos en contacto.
Anuar

Jair dijo...

Que me caigas mal no implica que deba ser pedante en las críticas que te haga. Sin embargo, me valdrá madre y seré ojete y despiadado.

No es verdad. He leído tu blog y como veo que eres casi tan impopular como yo, seré amable.

Me gusta en especial este poema. Me parece más natural y fluido que los otros.

Revisaré con detenimiento el resto de poemas y te daré mi comentario.

PD. Cambia el puto color. Lastima la vista.

Picus dijo...

alguna veces pensamos que nadie entra a nuestro blog por no dejar comentarios.........
eso es lo que uno cree,,, pero las personas creemos muchas pendejdas que no son verdad
buenas noches poeta de la calle y puta de esquina!! jojojo